Suscríbete

Translate

domingo, julio 31, 2011

TODO LO QUE BUSCAMOS ESTA DENTRO NUESTRO



El padre y la madre de Ganesha lo reúnen a Él y a su hermano y le dicen: el que primero dé la vuelta al mundo, ese es el más sabio. Entonces el hermano sale corriendo para llegar primero y Ganesha da vueltas sobre sí mismo y dice: ya llegué. Los padres lo felicitan y premian. Aquel que se descubre a sí mismo ya recorrió el universo.
Pero seguimos queriendo lograr cosas afuera en lugar de vivir lo que ya tenemos, lo que ya somos, vivir ese estado de luz genuino que es lo que somos de verdad.

¿Por qué no nos atrevemos a brillar con todo nuestro potencial?Porque todavía nos identificamos tanto con el personaje que creemos que interpretamos, que nos creemos que ese personaje es real, y nos obnubila, nos saca la visión de toda la grandeza que siempre hay en nosotros más allá de los roles en que actuamos en nuestro paso por el planeta a diario.


-“Cada vez que odies a alguien ahí afuera, ese es el espejo de lo que odias en vos, pero como no logras tener la grandeza, el coraje, ser heroico, tener la humildad de decir: -“tengo esos residuos que tengo que trabajar”, en el otro detestamos las cualidades que no podemos terminar de ver en nosotros mismo. Cada vez que amamos a otro, esa es la belleza de nuestro interior, pero cada vez que pedimos que otro nos ame es porque no nos estamos amando con la intensidad, con la grandeza, con la confianza, con la calma, de lo que somos capaces."

Somos seres de luz, nacimos para ser felices, el problema es que nunca se nos dijo eso y estamos llevando vidas bastante limitadas creyendo que éramos lo que el mundo nos decía, y ahora ya sabemos bien que no somos nunca más lo que el mundo nos ha dicho, sino todo aquello que ni siquiera intuimos todavía que somos.

¿ CREES QUE MERECES SER FELIZ ?







¿Te lo merecés en serio? Esta es una pregunta clave y la respuesta, lamentablemente, no es obvia. 
No todos podrán contestarla afirmativamente. La mayoría de las personas que sienten que no pueden o no logran ser felices viven en esa situación porque lo que en realidad creen es que no merecen ser felices. No importa cuántos buenos intentos realicen, No importa cuántas ganas tengan. No logran ser felices porque están atrapadas en esa convicción de muerte, en ese error que apenas les permite respirar .
Y no se trata de casos aislados. Todo lo contrario. En la sociedad en que vivimos, nadie ha sido educado para ser feliz. Pensá con qué mensajes fuiste educado. Observá cómo aún hoy se educa a los niños inculcándoles que tienen que ser alguien en la vida. Ese ser alguien se relaciona con un título, con una profesión, con una posición social y económica. No se relaciona con la necesidad de ser feliz. Se relaciona con tener y no con ser. Con hacer y no con realizarse. Nunca nos dicen “tenés que entender quién sos, tenés que descubrir para qué estás aquí, tenés que hacer lo que viniste a hacer, tenés que ser feliz”.


Somos seres humanos, somos seres divinos, estamos en el planeta para un destino de gloria. Pero, cuando no nos explican esto –y es lo que sucede habitualmente- vivimos con la autoestima baja, vivimos con fobias y miedos, deambulamos patéticamente como una hoja sacudida por el viento; y creemos que si hoy nos quieren la vida tiene sentido y si mañana dejan de querernos, no vale la pena vivir. Y así, sos un eterno discapacitado emocional.


Vivís dependiendo del estimulo externo; necesitás que te quieran, que te acepten, que piensen bien de vos para que tu propia vida pueda seguir adelante. Nadie puede ser feliz de ese modo. Sólo cuando logras entender definitivamente quién sos, ese tesoro, como lo definió Jesús: “chispas divinas creadas a imagen y semejanza del Padre”, podés comprender tu derecho a ser feliz. Sai Baba nos dice que la autoestima real, no es el orgullo, es la comprensión de quiénes somos.
Cuando logramos asumir que somos seres divinos, entonces comprendemos que la felicidad es nuestro derecho, comprendemos que la felicidad es nuestra naturaleza y nuestro destino.

Claudio María Dominguez-

lunes, julio 18, 2011

ESTADO DE MALESTAR




Paradojas del Estado del Bienestar que convierte a las personas en víctimas de una sociedad superficial y vacía en la que la depresión y la ansiedad son la pandemia del siglo XXI; o lo que es lo mismo, cuanto más tienes más quieres y menos feliz eres"La vida me supera" o "No me hago con mi vida" son algunos de los comentarios que percibo de gente de mi entorno, con tono más o menos cansino, más o menos triste, más o menos resignado. Personas que por tener todo, léase las necesidades mínimas más que cubiertas, no tienen nada. ¿Alguien dijo la vida fuera fácil?
El caso es que para afrontar las miserias de la vida cotidiana cada vez hay más personas que se inflan a psicofármacos, incorporándolos a su dieta como si fueran golosinas para endulzar sus desgracias. En los últimos diez años, el consumo de ansiolíticos, antidepresivos, tranquilizantes o somníferos se ha triplicado, según los datos del Ministerio de Sanidad.
Eso, si nos fijamos en quienes acuden al médico o a la farmacia en busca de un remedio para su pesar. Otros, tres millones de trabajadores en España, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se enganchan al alcohol, el hachís o la cocaína, o a las tres sustancias simultáneamente, para soportar el estrés que les provoca el hecho en sí de su propia existencia. Insisto, ¿alguien dijo que la vida fuera fácil?
Me pregunto si la sociedad de los países occidentales, en los que está asentado el Estado de Bienestar, evoluciona o retrocede cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) avisa de que la depresión será en 2020 la segunda causa de discapacidad en esa parte del mundo que tan felizmente llamamos desarrollado o primer mundo.
No deja de ser paradójico que en la sociedad del bienestar no exista remedio para las enfermedades del alma; aquellas que convierten a las sociedades en sociedades enfermas, con todas las letras y en mayúsculas; en sociedades que padecen ansiedad, estrés y depresión.
Por eso, al leer en la prensa que uno de cada cinco niños, y digo niños, muestra síntomas de ansiedad me echo las manos a la cabeza. Si los niños de hoy son el futuro del país del mañana ¿qué futuro nos espera? ¿Serán capaces de marcarse metas y cumplirlas sin desvanecer en el intento?
Al fin y al cabo, los niños son el reflejo de los adultos; sus síntomas son los síntomas de modelos de sociedades en las que algo falla, por no decir que han fracasado.Los niños son también el reflejo de esas sociedades de los países occidentales en las que los adultos se comportan como niños frustrados y eternamente insatisfechos, víctimas de las prisas; sociedades en las que los adultos son víctimas también de la revolución tecnológica que ha deshumanizado las relaciones interpersonales; y en víctimas de la sobrecarga de roles (trabajo y familia, principalmente).
No es por ponerme pesimista, la verdad, pero estas sociedades de hoy van tan, tan, tan rápido que se pierden en la vorágine del día a día, sin pararse en algo tan sencillo y eficaz como pensar, reflexionar o sentir; sin ser capaces de discernir lo que de verdad importa de lo accesorio y superficial; sin ser capaces de afrontar la realidad tal y como es.
Si el mundo fuera al derecho, los adultos hoy en día no se comportarían como niños frustrados y los niños no tendrían síntomas de enfermedades propias de adultos; pero como es al revés, tenemos lo que tenemos; o dicho de otra forma tenemos el "Estado del Malestar".



Texto de Almudena Agulló.

jueves, julio 14, 2011

sábado, julio 09, 2011






SONRÍO....




Aunque la vida me golpee,




Aunque no todos los amaneceres sean hermosos, ...




Aunque se me cierren las puertas. Sonrío...




SUEÑO....




Porque soñar no cuesta nada y alivia mi pensamiento,




Porque quizás mi sueño pueda cumplirse,




Porque soñar me hace feliz.




LLORO...




Porque llorar purifica el alma y alivia mi corazón,




Porque mi angustia decrece, aunque sólo sea un poco,




Porque cada lágrima es un propósito de mejorar mi existencia.


AMO...


Porque amar es vivir,


Porque si amo,puedo recibir amor,


Porque prefiero amar y sufrir,


que sufrir por no haber amado.


COMPARTO...




Porque al compartir crezco,




Porque mis penas, compartidas, disminuyen,




Y mis alegrías se duplican.




¡¡¡Sonrío, sueño, lloro, amo, comparto, vivo.!!!



Y doy gracias a Dios que me bendice cada dìa!!♥

viernes, julio 01, 2011



"OJALA VIVAS TODOS LOS DIAS DE TU VIDA"! J.S.SWIFT




Hacer algo por alguien, es arriesgarse a involucrarse.
Expresar sentimientos, es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo.
Exponer tus ideas y tus sueños, es arriesgarse a perderlos.
Reír, es arriesgarse a parecer un tonto.
Llorar, es arriesgarse a parecer un sentimental.......
Amar, es arriesgarse a no ser correspondido.
Vivir, es arriesgarse a morir.
Esperar, es arriesgarse a la desesperanza.
Lanzarte, es arriesgarse a fallar.
Pero los riesgos deben ser tomados, porque el peligro más grande en la vida es no arriesgarse.La persona que no arriesga, no hace, no tiene, no pretende, no anhela...Se pueden evitar sufrimientos y preocupaciones, placeres y alegrías pero te estarías perdiendo de aprender, sentir, cambiar, crecer, amar y vivir...SOLO UNA PERSONA QUE SE ARRIESGA ES LIBRE


Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio.Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.Desparrama en todas partes la alegría que hay dentro de ti.Que tu alegría sea contagiosa y viva para expulsar la tristeza de todos los que te rodean.



Mahatma Ghandi