Suscríbete

Translate

jueves, febrero 21, 2013

MINDFULNESS ¿ QUE ES ?


 

Mindfulness no es un descubrimiento moderno, y aunque desde no hace demasiado tiempo estemos viviendo una especie de “redescubrimiento”, debemos recordar que  hace ya más de 2.500 años, Buda hizo de Mindfulness la piedra angular de su práctica.
Mindfulness es algo muy simple, aunque no fácil para la mente occidental condicionada para funcionar de una manera muy compleja.

 “Hoy la vida se está complicando cada día más, también la mente se está complicando. La tendencia que tenemos es a creer que una vida complicada ha complicado la mente…la realidad es exactamente la contaria…UNA MENTE COMPLICADA COMPLICA LA VIDA” (Nicolás Caballero)

El vocablo inglés Mindfulness procede del pali, y su traducción a lenguas occidentales, en general,  plantea dificultades. En español no existe una palabra que contenga la riqueza de lo que es Mindfulness, por este motivo se ha optado por traducirla como “atención plena”. Mindfulness es una enseñanza que crea la capacidad, a través de su práctica disciplinada, de simplificar la mente. Definiremos Mindfulness como atención plena, totalizadora, no reactiva, momento a momento (Jon Kabat-Zinn).
Desde un punto de vista científico podemos definir Mindfulness como un estado en el que el practicante aprende a mantener la atención centrada en un objeto al comienzo (concentración, meditación de acceso utilizando la respiración) para luego “darse cuenta” (conciencia) de todo lo que nos está sucediendo (pensamientos, sensaciones, emociones) y de todo lo que está sucediendo a nuestro alrededor, descubriendo la realidad del momento presente tal cual es.
La práctica de Mindfulness tiene como eje mantener la plena atención en el momento presente, aquí y ahora, sin reaccionar, observando y explorando la relación que la mente establece con la experiencia (curiosidad, apertura, aceptación). Esta es la clave de una mente Mindfulness.
 
 
COMO ACTUA?

Mindfulness, empleando el lenguaje más moderno y científico de Siegel (2007), conduce a la disolución de las influencias del aprendizaje previo sobre el proceso de percepción del momento presente. Estas influencias dificultan la percepción del presente “tal cual es”, alejándonos de la realidad última. Cómo dice el refrán, “todo depende del color del cristal con que se mire”, y esos filtros que la mente tiene para ver la realidad han sido denominados en términos neurofisiológicos por Engel, Fries y Singer (2001) como “procesamientos de arriba  abajo”. En términos no científicos los llamaremos condicionamientos, preconceptos, predicciones acerca de la realidad del momento (tanto interna como externa), automatismos. Estos automatismos tienen un alto valor para la supervivencia, pero a la vez hacen que todo sea percibido y vivido en una misma tonalidad preestablecida.

La práctica disciplinada de Mindfulness enseña a desarrollar la capacidad de prestar atención plena a todas las corrientes de información que llegan al campo de la conciencia (no todas a la vez). Este nuevo proceso comienza a dificultar los procesos automáticos y activa la zona cerebral llamada Corteza Prefrontal Dorso-lateral, a la vez que ponemos en marcha la capacidad de auto-observación (metacognición) que nos permite entrar en un estado de conciencia de los procesos mentales que están en marcha, creando la oportunidad de flexibilizar la respuesta, desconectando, por así decirlo, la automaticidad: S.O.D.A. “Si Observas, Desconectas la Automaticidad” (Siegel).
Volviendo al refrán anterior de que “todo se ve según el color del cristal con que se mire”, podríamos decir que la práctica sostenida de Mindfulness nos capacita para “ver el cristal”. Antes, el cristal era invisible, creíamos que lo que veíamos era la realidad, ahora podemos darnos cuenta de que solo estábamos percibiendo la versión (filtrada) que la mente había construido. Mindfulness, practicada sistemáticamente, desarrolla la capacidad de captar la realidad tal cual es, por una parte, y la forma en que nuestra mente la interpreta, por otra.
   FUENTE:  www.visionclara.com.ar

viernes, febrero 08, 2013

ACEPTACION Y AMOR

El primer paso es: Acéptate como eres; suelta todos los “deberías”. ¡No lleves ningún “debería” en tu corazón! Tú no debes ser alguien diferente; no se espera que hagas algo que no es propio de ti. Sólo has de ser tú mismo. Relájate y sólo sé tú mismo. Sé respetuoso con tu individualidad, y ten el valor de plasmar tu propia firma. No sigas copiando las firmas de otros.

Las rosas florecen tan maravillosamente porque no están intentando convertirse en lotos. Y los lotos florecen tan maravillosamente porque no han oído historias de otras flores. Todo en la naturaleza marcha tan maravillosamente en armonía, porque nadie está intentando competir con alguien más, nadie está intentando convertirse en algún otro. Todo es como debe ser.
¡Sólo comprende este punto! Sólo sé tú mismo y recuerda que no puedes ser nada más, por más que lo intentes. Todo esfuerzo es vano. Sólo tienes que ser tú mismo.
Existen solamente dos caminos. Uno es rechazándote, pero tú seguirás siendo el mismo; o condenándote, pero tú seguirás siendo el mismo. El otro es aceptándote, entregándote, gozando, deleitándote, pero también tú seguirás siendo el mismo. Tu actitud puede ser diferente, pero tú siempre serás la persona que eres. Pero una vez que te aceptas, surge la plenitud.

Osho