Suscríbete

Translate

domingo, agosto 24, 2014


miércoles, abril 09, 2014

viernes, abril 04, 2014

RAYUELA


lunes, marzo 24, 2014

“Hoy en día, el amor, la belleza y la felicidad están sobrevaluados”

“Hoy en día, el amor, la belleza y la felicidad están sobrevaluados”

POR CLAUDIO MARTYNIUK

La gente va detrás de demasiadas verdades absolutas y recetas para lograr todo ya. El vínculo real con el otro implica aceptar su diferencia y su complejidad, dice el entrevistado.
23/03/14
Darío Sztajnszrajber enseña filosofía en aulas de la secundaria y la universidad. Su capacidad y dotes comunicativos le abrieron las puertas de otro medio, la televisión. Su programa “Mentira la verdad” es visto por adolescentes y lo usan maestros en sus clases. Y hasta lo reconocen en la calle. Cuenta Darío: “Un día, en mi barrio, me cruzo con una barra de chicos que claramente se había escapado del colegio. Uno me chista y me grita: ‘¡Aguante, Mentira la verdad!’ No soy devoto de la cultura del aguante, pero me pareció un contraste increíble que un chico que se escapa del colegio celebre un programa de filosofía producido en Encuentro, el canal del Ministerio de Educación. Lo político es una zona de contrastes, de tensiones, y luego viene la política a intentar suturar, resolver, ordenar. El concepto de ‘mentira la verdad’ que tomamos de una canción de Manu Chao, plantea que todo es más contradictorio de lo que parece y que se puede leer a la verdad como la mentira más efectiva”.
¿El amor no es más fuerte que la verdad? Entre tanta precariedad y contradicción, ¿acaso en el amor hallamos un absoluto?

Le temo a los sobredimensionamientos. Creo que en nuestras sociedades el amor está sobrevaluado, del mismo modo que están sobrevaluadas la felicidad o la belleza. ¿De cuál amor, felicidad o belleza hablamos? Hay que dejar de adorar este amor que se nos presenta en todas partes para recuperar otro tipo de amor: aquel que fuimos enajenando, dejando de lado y desterrando. Quizás para ser felices haya que dejar de perseguir obsesivamente la felicidad, sobre todo por el modo en que está asociada la felicidad en nuestros tiempos a todo aquello que nos hace infelices: la dependencia y el deseo de eternidad.
¿Qué nos suma amar?

Hay una forma instituida de pensar al amor como si fuera una ganancia. Algo que me suma. Algo que me hace crecer, que me llena. Mucho “me”. El otro, entonces, se vuelve un objeto del que me nutro para expandirme, para realizarme. Pero en el mismo acto en el que sumo al otro, en que lo incorporo (lo hago mi cuerpo), lo pierdo. Así define Platón al amor como Eros: busco una pareja para que me complete, pero esa búsqueda ya está condicionada por mi falencia, por mi necesidad. ¿No pierdo entonces la otredad que el otro me trae? En general primero elaboramos un modelo de pareja ideal que salimos a buscar, pero ese modelo ideal responde a mis necesidades y por ello cuando el otro aparece no lo recibimos, sino que lo hacemos encajar en ese modelo previo del que partimos. Todo termina siendo una relación de amor de uno consigo mismo.
¿El amor termina en un contrato?

El amor como ganancia supone la lógica del cálculo y por ello su institucionalización en acuerdos. ¿Pero qué tiene que ver el amor con los acuerdos? Si hay acuerdo, hay una prioridad del Yo, pero ¿no es el amor un acto de entrega hacia el otro? Y entonces, ¿no son los acuerdos más bien figuras de la conveniencia? Hay otra forma de pensar el amor que tiene que ver con la prioridad del otro. No con la idealización del otro sino con el otro en su otredad, que en general, se nos vuelve imposible, por no decir, insoportable. Es que la diferencia del otro me sobrepasa y por eso sólo puedo acceder al otro o bien traduciéndolo a mis categorías o bien negándolo. Pero en ambos casos, lo pierdo. El vínculo real con el otro es siempre un imposible. Es importante desarrollar esta conciencia, en tiempos de invocaciones facilistas a la armonía general o a la disolución de los conflictos. Por eso el auténtico amor es un acto de entrega, de desapego, donde el otro ya no es una propiedad que poseo para expandirme o ser feliz, sino alguien que en su diferencia me saca de mí mismo y me libera.
¿Qué hacen la economía, el mercado y el derecho con lo que se llama amor?

Es importante comprender que las formas institucionales de administración de los afectos chocan contra la misma naturaleza del amor como exceso. Una economía del amor es economía y no amor. El amor es siempre desmedido. En el amor no se gana, se pierde. No creo que el amor tenga que ver con esa felicidad que se nos presenta en las publicidades. Al revés, el amor nos conecta con nuestras zonas más existenciales donde nos cuestionamos y sensibilizamos, por no decir angustiamos, frente a la conciencia de lo contingente de todo lo que nos rodea.
Fuente: Clarin.com

viernes, marzo 21, 2014

DIA DE LA FELICIDAD


Pilar Sordo dijo que “tenemos que ser felices a pesar de estar cansados y tristes”

felicidad
Día Internacional de la Felicidad.
20 marzo 2014 -
La psicóloga chilena, Pilar Sordo, habló en Radio Brisas en el Día Internacional de la Felicidad y explicó que “tenemos que ser felices a pesar de estar cansados y tristes” porque “la felicidad es algo que genera uno en la medida que tiene una buena actitud en lo que quiere vivir”.
Pilar Sordo precisó que “cometemos dos errores al mezclar felicidad con la alegría, y suponer que uno es feliz cuando esta contento. Si eso fuera verdad la gente que está en quimioterapia no podría ser nunca feliz porque en esos lugares no hay nadie contento pero la felicidad no pasa por la alegría. Y otra concepción es asociar la felicidad con lo material y eso no es real por que sino toda la gente millonaria sería feliz y no es así”.
Algo muy importante indicó que “es la actitud. Saber elegir, tener actitud frente a los dolores, hay gente que se levanta con una sonrisa y muchas penas en el alma, y esa es la gente que tiene buena actitud y no necesita un Día de la Felicidad”.
La psicóloga recordó que una investigación se determinó que para ser felices “primero hay que decidir la felicidad segundo ser agradecido, los que no son agradecidos de los simple tienen mucha dificultad para tomar decisiones, y tercero hay que centrarnos en lo que tenemos y no en lo que nos falta”. Ante esto, subrayó que “es más feliz el que menos cosas necesita”.
Entonces, manifestó que “la felicidad no es perfecta, la vida está llena de matices gracias a Dios porque permite que evalúe cuando estoy plena o no”.
Fuente: RadioBrisas.com

lunes, marzo 10, 2014

SUSURROS DE AMOR- EL MEJOR CANAL DE MEDITACIONES

Meditaciones - Susurros de Amor
SUSURROS DE AMOR es un canal de youtube de meditaciones y cursos absolutamente gratis.
Hace ya 2 o  3 meses que lo escucho y todo lo que me ha aportado y me nutre es muchisimo. 
Por eso se los recomiendo con todo mi amor-
Entren, chusmeen, vean, escuchen las meditaciones, vean qué cursos hay ( ninguno con costo). Todo hecho con y por amor.
También tiene un blogsusurrosdamor.blogspot.com

domingo, marzo 09, 2014

EL RESENTIMIENTO

Este entrada la voy a dedicar a una emoción que creo que todos conocemos: el resentimiento
Y digo que es conocida porque se produce tanto en el ámbito personal como en el de las organizaciones. Por ejemplo, estamos resentidos con nuestra pareja porque pedimos colaboración y no nos la da, o bien con nuestra empresa porque no nos trata como merecemos. Para empezar, os adjunto una una definición del término:

Resentimiento es la acción y efecto de resentirse (tener un enojo o pesar por algo). El resentimiento se refleja en diversos sentimientos y actitudes, como la hostilidad hacia algo o alguien, la ira no resuelta sobre un acontecimiento, el enfurecimiento o la incapacidad para perdonar.

De esta definición me gustaría destacar varios aspectos.

El primero. El esquema sobre el que se sustenta el resentimiento suele ser que algo o alguien nos ha causado un daño que consideramos que no se puede reparar y que juzgamos que no merecemos, por lo que el causante merece que le castiguemos. La forma en que se ejerce ese castigo puede ser mostrar hostilidad hacia el causante de nuestro dolor,  y la incapacidad de perdonar.

Otro aspecto muy importante es que el resentimiento implica algo que está enquistado, no resuelto. Si lo pensamos en términos de tiempo, este sentimiento podría venir de un acontecimiento sucedido hace meses o incluso muchos años. Por lo tanto el resentimiento es un compañero de viaje que nos puede acompañar durante mucho tiempo por lo que puede llegar a tener mucho impacto en nuestras vidas.

También es bueno tener en cuenta que hay ocasiones que no somos capaces de reconocer que estamos resentidos. Puede ser que llevemos tanto tiempo con ello que ya forme parte de lo que nosotros consideremos algo “normal”. Cuando uno lleva una pesada carga durante mucho tiempo muchas veces se olvida que la lleva. ¿Cómo podríamos reconocerla? Mostrarse nervioso o muy sensible ante ciertos hechos o personas, tener una actitud hostil, expresar dificultades para confiar en nuevas relaciones y sentirse menospreciado son algunos indicadores.

Hasta ahora hemos hablado de los efectos externos del resentimiento. Sin embargo estas actitudes que se muestran en el exterior tienen un efecto sobre nosotros. En realidad, lo que sucede en el exterior responde a algo que nos pasa en nuestro interior. ¿Cómo son esas sensaciones? Desde luego no es algo que nos proporcione calma ni sosiego sino todo lo contrario. Por lo tanto el resentimiento tiene una componente de sufrimiento para el que se siente resentido. Es como si el “castigar” tuviera un efecto secundario sobre el que castiga. Esto me trae a la memoria una cita que explica muy bien este fenómeno.
El resentimiento es como tomar veneno esperando que la otra persona muera. – Carrie Fisher.
Finalmente decir que el resentimiento también se basa en el hecho que pensamos que el comportamiento  de la otra persona o las circunstancias han sido la causa de cómo nos sentimos. (Diferencia entre causa y estímulo). Esto nos convierte en víctimas, lo cual tiene un efecto muy positivo en nosotros ya que nos da la tranquilidad de ser los inocentes. Sin embargo hay un efecto secundario que hay que tener en cuenta. El ser víctimas nos incapacita para la acción ya que es el otro el culpable y por lo tanto no podemos hacer nada. Y si no podemos hacer nada dejamos de ser libres y nos convertimos en esclavos del resentimiento que sentimos por nuestro “agresor”. Lo curioso es que es una esclavitud generada por nosotros porque el “agresor” no nos obliga a sentir eso. Estamos enganchados al agresor pero somos nosotros los que nos enganchamos y no al revés. Hay otra cita relacionada con ello para explicarlo.
El resentimiento es la emoción del esclavo, no porque el esclavo sea resentido, sino porque quien vive en el resentimiento, vive en la esclavitud.” F. W. Nietszche
Quizás alguno de vosotros se diga lo siguiente. “Vale, puedo llegar a entender que es la emoción del esclavo, y además, decido que no quiero continuar así. Sin embargo no puedo evitar dejar de sentir como siento. ¿Cómo puedo salir de este círculo vicioso?”.
Muy bien, la buena noticia es que se puede salir de esta dinámica y la no tan buena es que requiere determinación. ¿Estáis dispuestos? Si contestáis que sí, continuad leyendo. Sino es así, no creo que os valga la pena que continuéis esta lectura.

. Lo que os propongo es seguir los siguientes pasos.
1. Separa el grano de la paja, es decir hay que ver cuales son los hechos y separarlos de las cosas que nos decimos con respecto a los otros, a las circunstancias y a nosotros mismos. Esto que parece algo muy fácil de hacer no lo es en absoluto porque, a menudo, confundimos los hechos con los juicios que emitimos respecto lo sucedido. La manera más fácil de distinguirlo es que son hechos todo aquello que se podría registrar con una cámara de vídeo. El resto son juicios sobre los hechos. Y no entramos si son juicios bien o mal fundamentados (¿Sabemos diferenciar hechos de opiniones?) pero en definitiva NO son hechos. Escoged un episodio que pueda ser representativo separad hechos de juicios.
2. Lo que te dices es una película. Cuando confundimos los juicios con hechos quiere decir que nos hemos creído completamente nuestra historia porque los juicios son la película que nos contamos. Eso no significa que debamos ignorarlos. Al contrario, hay que tenerlos muy en cuenta pero es muy importante tomar conciencia que una cosa son los hechos y la otra los juicios sobre los hechos.
3. Intención positiva. Se trata de averiguar para qué nos contamos la historia que nos contamos. Aquí es bueno no auto censurarnos y hacer que afloren todos lo que pensamos, insultos incluidos si hubieran, porque hay un mensaje muy valioso detrás de todo eso. Aceptemos esos pensamientos honestamente  y tratemos de identificar que es aquello que es bueno para nosotros cuando nos contamos lo que nos contamos. Aquí os dejo una lista que os podría ser de utilidad para identificar lo que podríamos estar buscando.
4. Hacer el duelo. Una vez identificada esa necesidad o intensión positiva es necesario hacer el duelo por el hecho de faltarnos eso que es tan importante para nosotros.  Es bueno sentir ese dolor porque es sanador. Como nos decían cuando éramos pequeños y nos curaban un herida con antiséptico:  ”Si pica es que cura” y lo que queremos es que cure, ¿no?
5. Apreciar la belleza de la necesidad. Quedarse un tiempo apreciando y disfrutando de lo bella que es esa necesidad que hemos identificado y que es tan valiosa para nosotros.
6. Plan de acción. ¿Cómo lo ves ahora? Después de todo esto, ¿Harías alguna petición a alguien o a ti mism@?

Texto de: Francesc Xavier Bonada Vergara

DESAPEGO




GRACIAS DOY
a aquellos que no me supieron querer,
porque me enseñaron a integrarme con el desapego.
Oscar Carlos Badolato

martes, febrero 18, 2014

lunes, febrero 17, 2014

EL DESAMOR



El desamor o falta de amor es un sentimiento desgarrador y doloroso que padecemos los seres humanos como consecuencia de no amarnos. Percibimos el desamor habitualmente en el contexto de una relación de pareja que no marcha bien o también en relaciones paternofiliales.

El desamor radica en nosotros mismos. A diferencia de lo que algunos puedan pensar, la falta de amor que aquí estamos tratando es la que tenemos nosotros por nosotros mismos y no la que le achacamos a la otra persona. Se manifiesta el desamor mediante una desilusión que se produce al damos cuenta de que la otra persona no nos brinda la atención que consideramos necesaria. Ello es así porque necesitamos el amor de la otra persona para llenar el hueco que nosotros mismos no hemos sido capaces de colmar.

Por tanto, para sanar el desamor debemos brindarnos amor incondicional nosotros mismos y conseguir que rebose para que no precisemos del amor del otro, sino que su amor sea un aporte adicional que sea enriquecedor pero no saciante.

Jose Navarro
http://www.animasana.es/

viernes, febrero 14, 2014

BIBLIOGRAFIA DE CONCIENCIA GRATIS

AQUI ACCEDES
Que hermosa sorpresa encontrarme con esta página llena de libros para descargar.
¡¡¡ Nada mas hermoso que compartir !!!!

Click aquí para acceder

martes, febrero 11, 2014

No Lo Hagas! La Base De La Psicologia Inversa - Juann Felipe -


¿¿Que harías hoy si supieras que no vas a fracasar (si estuvieras seguro de que vas a lograrlo)?? 

Creo que a muchas personas, contándome a mí dentro del grupo, nos ha venido pasando un problema con la credibilidad que tenemos sobre nosotros mismos.
Hemos ido aprendiendo a anteponer el NO a muchas de las oraciones de las que decimos y de los pensamientos que tenemos. Pienso que en el idioma español existe una epidemia, el NO es una palabra sobre usada.

…No tienes de casualidad… podría sonar mucho más constructivo si dijéramos: …tienes de casualidad… En realidad es bien sencillo, por no decir que de esta manera también gastamos menos palabras y somos más precisos.

…Cierto que no vamos a ir… por …cuando podemos ir… o …no soy capaz de hacerlo… por …siento que POR EL MOMENTO me falta un poco más para estar preparado… son solo algunas de las cosas que podemos empezar a cambiar, pero... 


¿Y qué hay de nuestros sueños? Es acaso el mundo el que nos impide lograr vivir exactamente como queremos… o somos acaso nosotros mismos los que nos derrumbamos y nos negamos por completo la posibilidad de lograr nuestras metas, ¿aún mucho antes de haber emprendido el camino?.
Sería mucho más fácil si hubiéramos tenido esta información desde niños, si desde pequeños hubiéramos oído, no te preocupes, asi aprendes… pero esto ya DEJO DE SER una posibilidad y nada ganamos con sentarnos a llorar sobre ello.
Nos ha tocado haber sido educados con miedo y castigos, HASTA EL MOMENTO.
Sin embargo, como dijo un gran hombre:
"Haz lo que puedas, con lo que tengas, estés donde estés” Theodore Roosevelt



domingo, febrero 09, 2014

TU VIDA TIENE SENTIDO- DE DARIO LOSTADO

Sí, es un texto largo pero son palabras sabias y maravillosas. 
Me hizo muy bién este artículo, por eso lo comparto.


Por Dario Lostado


Sé sincero contigo mismo.
Observa tus pensamientos, observa tus juicios, observa incluso tus gustos. Verás que nada es tuyo.
Si quitas de tí, de tu mente, todo lo que “te han dicho”, lo que “te han enseñado”, todo lo que te han dicho que debes creer, pensar, preferir, hacer, sentir…
Si quitas todo aquello que piensas y sientes “porque te lo han metido en tu cabeza” y en “tu mente”, ¡qué te queda?
Sé sincero contigo mismo. Mira cuántas ideas, pensamientos, convicciones hay en tí que sean fruto de tu visión propia, de tu percepción personal, de tu propia intuición.
Verás que casi todo lo que piensas, lo que sientes, lo que prefieres y deseas te ha sido impuesto de una manera o de otra, en un momento u otro de tu vida. Casi nada es tuyo. Casi nada ha sido adquirido por tu propia elección libre y espontáneamente por ti.


Lo más grave de todo es que entre todas esas ideas que nos han sido impuestas hay una que hemos llegado a adoptar que es la más importante de nuestra vida y es la idea acerca de nosotros mismos.
Desde niños nos han dicho nuestros padres y educadores: tú eres malo, no sirves para nada, eres tonto, eres un inútil… Y aquello que nos dijeron nuestros padres y educadores quedó en nosotros grabado como un dogma, como una verdad irrefutable, como algo indiscutible y taxativamente cierto. Nosotros pensábamos entonces: yo sólo valgo si soy muy obediente y me someto a todo lo que quieren de mí. Es decir, yo sólo valgo por lo bueno que hago, pero no valgo nada por mí mismo. Yo soy poca cosa. Lo único que tiene importancia es lo que piensen los demás de mí.
Así fuimos creciendo con el concepto de que la valoración de nosotros mismos no se fundamentaba en nuestro propio ser y naturaleza sino en la idea que los demás y nosotros teníamos acerca de nosotros mismos.

Lo mismo ha ido ocurriendo cuando hemos sido mayores. Hemos aceptado ciertos postulados, ciertos principios, ciertas frases, ciertas ideas porque todo el mundo las admite o por la autoridad de alguna persona importante o de cierta autoridad ante nosotros.
Nos hemos ido alimentando de la ciencia del “se dice”, olvidando o despreciando la sabiduría del “yo veo”, “yo intuyo”, “yo sé”, ” mi voz interior me dice”…
Esa voz interior es más valiosa que todos los “se dice” juntos. Es necesario ver, mirar, juzgar, sentir, opinar, pensar y saber por nosotros mismos.
Las opiniones y pensamientos de los demás pueden ser muy valiosos para ellos si realmente son de ellos. Y para mí serán valiosos cuando yo los vea, los sienta, cuando sean realmente míos.


Solemos vivir de prestado.
Vivimos con ideas ajenas, heredadas, prestadas.
Vivimos como los niños que no saben andar sin andaderas, apoyándonos permanentemente en ideas, opiniones gustos, pareceres o juicios de otros.
Vivimos de estereotipos siempre repitiendo las mismas cancioncitas. Repetimos frases o pensamientos de personajes famosos o no tan famosos y los damos sin más como válidos.
Vivimos alienados como si fuéramos incapaces de pensar, hablar, juzgar, sentir, ver y vivir por nosotros mismos.
Necesitamos urgentemente una revisión y saber qué es lo que nuestra voz interior nos dice. Es la auténtica autoridad para nosotros.

Observa tu modo de pensar y hablar. Observa cómo te atas a giros y vocablos. Observa cómo te esfuerzas en convencer a otros de ciertos sinsentidos que mantienes por costumbre, por autoridad ajena, por interés o por miedo a quedarte fuera del rebaño de quienes piensan así. Observa tus frases y palabras estereotipadas, rutinariamente repetidas, ciegamente aprendidas en algún librito o de algún maestrito… Oye y ve que tu voz es un simple eco de voces y palabras de otros. ¿Qué encuentras en ti verdaderamente tuyo?
De todo lo que crees, piensas, opinas, hablas… ¿qué hay que sea verdaderamente tuyo? ¿qué hay en todo ello que sea fruto de tu visión personal, de tu visión directa y convicción interior?



Sientes temor por las amenazas que has recibido desde tu niñez de que debes ser dócil y debes aceptar lo que te dicen y enseñan otros que tienen autoridad.
Es cierto que el conocimiento intelectual, científico y experimental de algunas personas es mayor que el tuyo y merece todo respeto. Pero en lo que respecta a la sabiduría, al sentido de tu vida, al formarte opinión de las cosas y de los acontecimientos, tú tienes tanta capacidad como los demás para mirar, ver y sentir por tí mismo. Lo que necesitas realmente es aprender a ver por ti mismo y a oír tu voz interior.
Tu voz interior no es lo que dice tu mente. La mente únicamente repite lo que ve y oye de fuera.

Tu voz interior no es inferior a la de ninguna otra persona por encumbrada que ella esté en algún puesto de autoridad.
El que ES La Inteligencia y La Verdad te dotó a ti como a todos los demás seres humanos de la misma capacidad de Ver y conocer la Verdad de la Sabiduría. ¿Por qué confías más en lo que otros te dicen que en lo que te dice el Creador que te dio la inteligencia que eres?
Cuando dejes de pensar con y por los condicionamientos y contenidos mentales que has recibido de fuera y mires y veas por ti mismo, por lo que tú eres como inteligencia interna, entonces podrás sentirte tú, y verás y sentirás que dentro de ti está la Verdad.
Muchas personas mantienen ciertas creencias por intereses de conveniencia, por tradiciones familiares, por motivos autoritarios o sociales. En tales casos es imposible llegar a conocer y saborear La Verdad.


Libérate de todos los motivos “interesados” por los que piensas y crees esto o aquello. Libérate del miedo a quedarte solo con “tus” creencias propias y auténticas. Libérate de la necesidad y obligación que has sentido siempre desde tu niñez de pensar y creer de una determinada manera… y empezarás a sentir y gozar el aire fresco y puro de la libertad a la que fuiste destinado por el Creador que sabe muy bien lo que hace y te hizo consciente, inteligente y libre.



Mi voz me dice que no debes aceptar nada de lo que te digo, si tú no lo ves. Como tampoco debes aceptar lo que otros te han dicho si no lo ves por ti mismo.
Mi voz me dice que sólo debes aceptar lo que tu voz te dice. Pero solamente oirás lo que tu voz te dice, cuando tu mente esté libre de condicionamientos previos mentales y cuando tu corazón está limpio de intereses y conveniencias personales y de absurdos temores infantiles esclavizantes.
No creas en mí. Cree en ti.
No me creas a mí. Créete a ti.
No creas en mi voz. Cree en tu voz.
Cuando oigas lo que mi voz me dice, escucha tu propia voz. Tu voz y la mía son la misma voz. Lo que tu voz te diga será lo válido, cierto y verdadero. Digo “lo que tu voz te diga”. No lo que digan las ideas que tienes ahora enmarañando tu mente. Digo “lo que tu voz interior te diga” cuando hayas logrado deshacerte de las ideas enraizadas en tu mente y los sutiles y ocultos motivos interesados de tu voluntad y tu ego.
Mi voz no te propone ni impone doctrina o ideología alguna. Mi voz me dice y te dice que vacíes tu mente de contenidos condicionantes para que quedes limpio y seas libre para ver con ojos puros e inocentes, pienses con mente descondicionada y sientas y vivas la verdadera y auténtida libertad interior.

MAS AMOR, POR FAVOR! No + Bullying Argentina




Un auto retrato de una estudiante de la Universidad de Nueva York llamada Stella revoluciona las redes sociales.

La joven publicó la foto en Tumblr junto a un conmovedor texto contando el motivo e historia detrás de la imagen.

"ADVERTENCIA: Esta foto puede ser considerada obscena porque la modelo no es delgada. Y todas y todos sabemos que solo la gente delgada puede mostrar sus abdómenes y enorgullecerse de sí misma. Bueno... pues yo no estoy de acuerdo. Este es mi cuerpo. No tuyo. MÍO. Lo que quiere decir que las decisiones que tome sobre él, no son tu puto problema. Lo que quiere decir que mi talla NO ES TU PUTO PROBLEMA.

Si mi panza grande y mis brazos gordos y mis estrías y mis muslos anchos te ofenden, no importa. No voy a esconder mi cuerpo y mi ser para no herir susceptibilidades.

Esta foto es para el extraño hombre en la iglesia de mi abuela, que me dijo que estaba demasiado panzona cuando tenía cinco años.

Esta foto es para mi entrenador de equitación, que me dijo que estaba demasiado gorda cuando tenía nueve años.

Esta foto es para la niña en mi campamento de verano que me dijo que sería verdaderamente bonita si tan sólo bajara unos cuantos kilos.

Esta foto es para todos los estúpidos agentes publicitarios, que insisten en vendernos cremas para deshacernos de las estrías, las cuales son la cosa más normal del mundo y la mayoría de las personas las tenemos (las mías me salieron en la pubertad).

Esta foto es para el chavo en la fiesta, que me dijo que parecía una ballena varada.

Esta foto es para Emily de la secundaria, que me bulleaba incesantemente, hacía videos burlones sobre mí, me enviaba correos asquerosos y me llamaba "manteca". Me hacía sentir como si ni siquiera mereciera estar viva, sólo porque mi tamaño era mayor al suyo. Tenía 12 años. Y continuó bulleándome por redes sociales hasta la preparatoria.

SOBRE TODO, esta foto es para mí. Para la chava que odiaba su cuerpo tanto que tomó medidas extremas intentando cambiarlo. Que lloraba por horas por el hecho de que jamás sería delgada. Que era acosada y atormentada y herida por el simple hecho de ser quien es.

Todo eso quedó en el pasado.

ESTE ES MI CUERPO. SUPÉRENLO.

martes, febrero 04, 2014

BUDA, JESUS, MAHOMA


Buddha no era buddhista.
Jesús no era católico.
Mahoma no era musulmán.
Eran Maestros que enseñaron a amar.
EL AMOR ERA SU RELIGIÓN!


Claudia B. Viegas