Suscríbete

Translate

lunes, abril 01, 2013

EL QUE PERDONA LIBERA A UN SOLO PRISIONERO, UNO MISMO



La falta de perdón, es la causa de angustia más letal, impide una vida que se llame vida. Nos lleva a una mera supervivencia biológica cada vez mas deteriorada. Quien no perdona es un prisionero de si mismo, de su falsa identificacion con el ego herido.
Cuando decidís perdonar, elegís amarte a vos mismo liberándote de una gran carga de tristeza, angustia, rencor, odio, resentimiento, enojos y un largo etcétera de emociones destructivas.
El otro puede creer que hizo bien en accionar de tal o cual manera, pero aún así eso no tiene importancia porque quien importa sos vos.
El perdón significa que aceptás la situación vivida en su totalidad.
Aceptar las cosas como son, no significa decirle al otro “seamos amigos, está todo bien”. Significa algo más profundo, que es reconocer la brutal ignorancia de su accionar.

Esencialmente perdonar, es ver al otro vacío, como un recién nacido y comprender que lo que fue adoptando de sus cuidadores primarios, hayan sido madre, padre, tíos, abuelos, etc,  fue dañino para él mismo y por lo tanto accionó de acuerdo a su contenido. Cuando a una persona la cuidan con amor, con palabras afectuosas que sacan lo mejor de uno, se crea una personalidad sana. Cuando una persona acciona con violencia, fue criada con mal trato, con la sensación de no servir para nada y eso proyecta en los demás. Se dice que quien mata a alguien, ya ha sido matado en su valía internamente. No valora su vida y por lo tanto se vive “matando” externamente.
“Dios es el amor en el que perdono.” Del libro: Un curso de milagros