Suscríbete

Translate

miércoles, septiembre 12, 2012

Porque pasar de estar mal a estar bien..si podemos pasar de estar MEJOR A MUCHO MEJOR!!‏





Por Yehuda BERG.
Los kabbalistas enseñan que el propósito de la vida y la llave para nuestra realización no es volvernos una mejor persona simplemente. ¡Es convertirnos en una persona cambiada! Transformarnos. De hecho, los sabios dicen que la persona en la que estamos destinados a convertirnos será irreconocible en comparación con la persona que somos hoy.

¡Todos tenemos un gran algo! Una gran fuente de negatividad, una limitación que ha estado tan adherida a nosotros por tanto tiempo que se siente casi imposible de vencer. Ya sea dolor, vacío, adicción, culpa, temor, ira, existe un arma de destrucción masiva específica que el Oponente tiene para cada uno de nosotros, para paralizarnos y evitar que nos transformemos en lo que podemos ser.

La mayoría de las veces, cuando se trata de esta negatividad estamos tan temerosos de caer que ni siquiera nos comprometemos a la verdadera batalla. Nos comprometemos a la mitad. Casi lo intentamos. Trabajamos un poco más de lo que trabajamos ayer.

Un cambio completo ocurre cuando vencemos nuestra negatividad más arraigada, y el compromiso para esa batalla es el camino hacia la libertad y la realización.

Mientras creamos que algo en nuestra naturaleza es imposible de cambiar, nunca tendremos la posibilidad de cambiarlo. Podemos hacer cualquier cosa, pero tenemos que creer que podemos y tenemos que estar dispuestos a hacer el trabajo.

Es casi como si hubiéramos vivido nuestra vida siendo Clark Kent y tenemos que volvernos Superman. Todos tenemos súper poderes secretos y una grandeza interior oculta.

Para transformarnos en la persona que estamos destinados a ser, necesitamos entregar algo. Algo grande. Es diferente para cada uno de nosotros, pero es muy probable que mientras leas esto tengas alguna idea de qué es.

Ciertamente, cuando estamos un poco mejor, la vida se vuelve un poco mejor. Entonces ¿por qué conformarnos? Da el salto de un poco mejor a mucho mejor. La Kabbalah no es autoayuda. Se trata de no tener límites.

Cuando nos comprometemos y hacemos el trabajo, el verdadero trabajo duro, no existen limitaciones, sólo Luz.


Todo lo mejor.
¡  Gracias  mi queridísima amiga Jenny, por enviármelo desde Yucatán !