Suscríbete

Translate

domingo, diciembre 29, 2013

AGNES MARIAM DE LA CROIX - El insólito poder de la monja que enfrenta a los misiles


En octubre pasado, la gestión pacífica de la monja católica Agnes-Mariam de la Croix (foto) mostró ser mucho más efectiva que los misiles del gobierno sirio que durante meses intentaron dominar la ciudad de Moadamiya, bajo control rebelde, y donde la población estaba sufriendo la hambruna. Vestida con su hábito de la orden de las carmelitas y con una bandera blanca en la mano, la superiora del monasterio de San Jaime en Malula, cerca de Damasco, se animó a ingresar en la zona insurgente, donde una docena de francotiradores ocultos en los edificios apuntaban hacia ella.
En las horas siguientes no se supo nada. Pero, finalmente, la madre Agnes-Mariam emergió de la aldea encabezando una multitudinaria marcha de 6500 mujeres y chicos hambrientos, que pudieron recibir alimentos y atención médica.

"Nosotros tenemos una red de contactos con todos los líderes de los clanes y tribus", explicó en diálogo telefónico con la nacion Agnes-Mariam, presidenta de la organización Mussalaha (reconciliación, en árabe).
Mussalaha sostiene que el tejido social básico de Medio Oriente son los clanes. "Un clan puede tener más de dos millones de personas que viven no sólo en Siria, sino en el Líbano o Jordania, y que no siempre comparten el mismo pensamiento político", señaló.

La organización trabaja con los jefes de los clanes para lograr acuerdos de paz y compromisos de no agresión.

La credibilidad de la madre Agnes-Mariam tomó dimensión internacional, cuando en agosto denunció inconsistencias en los videos difundidos por los rebeldes sobre el ataque químico supuestamente perpetrado por el régimen de Damasco. El gobierno ruso usó esas evidencias para rechazar la intervención norteamericana en Siria.

"Nuestra propuesta de reconciliación se basa en escuchar a todas las partes. Y tenemos asegurado el apoyo de la mayoría de la población que, como en todo el mundo, es amante de la paz. Así buscamos arrinconar a los «señores de la guerra» que están en todos los bandos y sólo buscan la destrucción", dijo la monja.
El gobierno y la oposición sirios le reconocen cada vez más representatividad a Mussalaha. "Yo no estoy por [Bashar] Al-Assad, ni en su contra. Lo que quiero es que el pueblo sirio recobre lo mínimo que tenía antes de la revuelta", concluye.

Fuente: LaNacion.com

No hay comentarios.: